En el yoga, los yamas son los principios éticos que guían el comportamiento de los practicantes. El primer yama es ahimsa, que significa «no violencia».

Ahimsa es un principio fundamental del yoga que se basa en la creencia de que todos los seres vivos son sagrados y merecen ser tratados con respeto. También se basa en la comprensión de que la violencia genera más violencia, y que el único camino hacia la paz es a través de la paz.

En un nivel más profundo, ahimsa no es tanto un proceso consciente como una consecuencia natural de la práctica del yoga. El deseo de evitar el daño es una expresión espontánea de esa conciencia. Comenzamos a darnos cuenta de que el ser interior de los demás es idéntico al nuestro y no queremos que ningún daño alcance a ningún ser.

La práctica de ahimsa puede tener un impacto positivo en todos los aspectos de la vida. Puede ayudar a reducir el estrés, mejorar las relaciones y crear un mundo más pacífico.

Ahimsa

 

¿Qué significa ahimsa?

El término ahimsa proviene del sánscrito y se compone de dos raíces: «a», que significa «no», e «himsa», que significa «violencia». En su sentido más literal, ahimsa significa «no violencia». Sin embargo, el concepto de ahimsa es mucho más amplio que eso.

Ahimsa se refiere a la práctica de no causar daño a otros, ya sea física, verbal, emocional o mentalmente. También se refiere a la práctica de la compasión y la comprensión, y al rechazo de la violencia en todas sus formas.

¿Cómo se practica ahimsa?

 

Hay muchas maneras de practicar ahimsa en la vida cotidiana. Aquí hay algunas ideas:

  • No violencia física: Este aspecto se refiere a la práctica de no causar daño físico a los demás. Esto incluye no lastimar a otros seres humanos, animales o plantas. También se extiende a no dañar el medio ambiente y a no participar en actividades que puedan causar daño a otros.
  • No violencia verbal: Este aspecto se refiere a la práctica de no causar daño a través de nuestras palabras. Esto incluye no hablar mal de los demás, no insultarlos ni criticarlos. También se extiende a no participar en chismes o rumores que puedan dañar a otros.
  • No violencia emocional: Este aspecto se refiere a la práctica de no causar daño a través de nuestros pensamientos. Esto incluye no tener pensamientos negativos hacia los demás, no juzgarlos ni criticarlos mentalmente. También se extiende a no tener pensamientos violentos o vengativos hacia los demás.
  • También significa evitar participar en guerras, conflictos y otras formas de violencia.
  • Compasión: La práctica de Ahimsa también implica cultivar la compasión hacia los demás. Esto significa tratar a los demás con amabilidad, empatía y comprensión. También significa ser conscientes de las necesidades de los demás y hacer lo posible para ayudarlos.
  • Autocuidado: La práctica de Ahimsa también se extiende a uno mismo. Esto significa tratar nuestro cuerpo y mente con respeto y cuidado.
  • También significa no hacer daño a nosotros mismos a través de nuestras acciones, pensamientos o palabras.
  • Perdona a los demás: El perdón es una forma de liberarse del rencor y la ira.
  • Cuida de los demás, tanto humanos como animales. Ayuda a los necesitados y protege a los seres vivos.
  • Protege el medio ambiente: El medio ambiente es un ser vivo que merece nuestro respeto.

 

Los beneficios de practicar ahimsa

 

La práctica de ahimsa puede tener muchos beneficios, tanto personales como sociales. Algunos de los beneficios incluyen: 

  • Reduce el estrés y la ansiedad. Cuando practicamos ahimsa, nos sentimos más relajados y en paz.
  • Mejora las relaciones. Cuando somos amables y compasivos con los demás, nuestras relaciones se fortalecen.
  • Aumenta la felicidad y la satisfacción. Cuando vivimos de acuerdo con nuestros valores, nos sentimos más felices y satisfechos con nuestras vidas.
  • Crea un mundo más pacífico. Cuando más personas practican ahimsa, el mundo se vuelve un lugar más pacífico.

 

Ahimsa en la práctica del yoga

 

 La práctica del yoga puede ayudarnos a desarrollar la capacidad de practicar ahimsa en nuestras vidas. Las posturas de yoga, por ejemplo, nos enseñan a ser conscientes de nuestro cuerpo y a movernos con gracia y facilidad. Las respiraciones profundas nos ayudan a calmarnos y a reducir el estrés. Y la meditación nos ayuda a desarrollar la compasión y la comprensión.

Cuando practicamos yoga de manera regular, empezamos a desarrollar una actitud más amable y compasiva hacia nosotros mismos y hacia los demás. Empezamos a ver el mundo con ojos de ahimsa, y eso nos ayuda a crear un mundo más pacífico.

Practicar ahimsa es una forma de crear un mundo más pacífico y compasivo. Al conectarnos con nuestra propia bondad y compasión, podemos empezar a irradiarla hacia los demás.

¡Anímate a practicar ahimsa en tu vida cotidiana!

Otros artículos que te interesan

LA TÉCNICA THETAHEALING

En que consiste la técnica ThetaHealing Hoy hablaremos sobre una técnica que está ganando cada vez más popularidad en el mundo del bienestar y la espiritualidad: el ThetaHealing. El ThetaHealing es...

LA RESPIRACIÓN UJJAYI

Qué es la respiracion Ujjayi o respiración victoriosa El ujjayi o respiración frenada en la garganta, aparece como consecuencia de la ralentización y sutileza de la respiración. Se produce cuando...

Samadhi octavo y último paso del yoga

En nuestro blog hemos ido viendo los 8 pasos del yoga según Patanjali, hasta llegar al último, el Samadhi. Samadhi es la etapa final de los ocho caminos contemplados en el Ashtanga yoga. Es “el...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.-

ACEPTAR
Aviso de cookies